Autor: 21 Julio 2008

Epicteto Díaz Navarro: Juegos de lenguaje. En torno a la narrativa española actual
Llibros del Pexe, Gijón, 2007

Vagamos perdidos por un mundo que hace tiempo dejó de lado las totalizaciones ideológicas. Ya no es demasiado fácil encontrar quien enfoque la realidad desde una perspectiva humanista, ni marxista, ni desde otros posicionamientos que terminan en ista. El liberalismo ha tenido algo más de suerte gracias a la caída del bloque soviético y al buen aprendizaje que hemos hecho de una economía de mercado —que sólo es libre cuando a algunos les interesa— depredadora y con bastantes similitudes con aquel capitalismo salvaje que se puso en práctica a finales del siglo xix y llevó al supuesto mundo civilizado a la explotación inhumana del resto del mundo, albergando como consecuencias, primero una guerra mundial, y después otra. La respuesta dominante a la falta de cobertura que nos han dejado de proporcionar sistemas filosóficos e ideologías es una suerte de eclecticismo que llamamos posmodernidad. El mundo ha dejado de ser blanco o negro y, quien más quien menos, cogiendo algo de aquí y algo de allá, va construyendo su propia realidad polifónica y gris. No sé muy bien si esto es bueno o malo, ni creo que se deba juzgar desde un punto de vista moral. Lo que sí creo es que nos ha hecho comprender algo más nuestra vulnerabilidad; ser conscientes de que somos incapaces de dar respuestas concretas, precisas, totales, a los problemas que nos plantea la existencia.

Buen conocedor de esta realidad, el profesor Epicteto Díaz Navarro presenta en Juegos de lenguaje una selección de ensayos —publicados casi todos previamente en revistas— sobre narrativa española última en los que no se trata de dogmatizar un canon, ni de imponer a unos autores, sino de exponer con modestia y buen gusto una serie de obras de un puñado de autores que le parece son representativos de las tendencias actuales por sus respuestas creativas, por su crítica mordaz, humorística o contundente, según los casos, de un modelo sin modelos. Juan Benet y Carmen Martín Gaite hacen de puente, son los autores que Díaz Navarro escoge como más conectados con los que vendrán después, el primero porque anteponía imaginación y estilo a todas las cosas, la segunda por dar presencia y legitimidad al mundo de la mujer en la literatura; hijas Martín Gaite son en cierto modo las interpretaciones bíblicas de Lourdes Ortiz; aquí están las fabulaciones teñidas de hermoso goticismo de Adelaida García Morales en El sur o Bene; los universos extrañados del Luis Mateo Díez de El expediente del náufrago o del Enrique Vila-Matas de Lejos de Veracruz; el diálogo con la Historia de las obras de Antonio Muñoz Molina, muy en particular de Sefarad; y también la influencia de la televisión y el cine en Juan Bonilla o Benjamín Prado, de la música en el Ray Loriga de Héroes; y el peso de la tradición literaria en el Juan Manuel de Prada de Las máscaras del héroe o Las esquinas del aire. Es este, por tanto, un libro que aborda la literatura actual sin imposiciones, agrupando un puñado de obras que sobresalen por su capacidad para explicarnos el mundo en el que vivimos de muy diversos modos, unos desde el humor corrosivo, otros desde el ejercicio metaliterario, algunos desde universos interiorizados, otros desde el a veces tan denostado neocostumbrismo a lo Historias del Kronen, pero todos con una calidad literaria y una capacidad crítica innegables. Epicteto Díaz Navarro sabe que no es Harold Bloom y no se cree George Steiner, y seguramente por ese tono discreto, estas páginas pobladas de sus opiniones siempre mesuradas, salidas del trabajo diario, de la lectura y el análisis incansable, y sobre todo de las descripciones de las obras de las que se ocupa, se leen con el mismo agrado que las de los mejores manuales de literatura.

Alfonso López Alfonso


Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.